jueves, 24 de febrero de 2011

La B del M, donde usted paga lo que come y le cobran lo que bebe

La Bodeguita del Medio, también conocida como la B del M, se encuentra situada en pleno corazón de la zona colonial de la antigua villa de San Cristóbal de La Habana, o solamente La Habana como es, a pocos pasos de la Catedral y su plaza, del malecón habanero, de su brisa y olor inconfundible, esa mezcla de mar y sol, calles adoquinadas, unas mas sucias, otras mas lavadas.
Su fama desde décadas atrás viene de la mano de su especialidad culinaria: cerdo asado, congrí, yuca con mojo, los frijoles negros dormidos, y los plátanos tostones; y su cóctel preferido el Mojito, esa extraña simbiosis de ron blanco, azúcar, limón, agua con gas, hielo, una rama de hierbabuena, que es lo que le da el toque fantástico al paladar.
Sin embargo, la popularidad de la Bodeguita no sólo está en su comida y bebida, sino también en su informalidad, en su rincón bohemio, sitio de reunión de escritores, pintores, artistas; su alejamiento del protocolo, sin apartarse del buen servir, y en una singular costumbre que lleva a los comensales a estampar sus firmas, frases y fotos en las paredes del lugar, como una señal indeleble de su paso por la B del M.
El escritor norteamericano Ernest Hemingway, asiduo cliente del lugar, escribió en la pared: "...My mojito en La Bodeguita, my daiquirí in El Floridita...", pero ya eso será otra historia.
Por el momento la Bodeguita es ya la Bodegona pero brindemos para que nunca deje de ser la Bodeguita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada